MINDFULNESS como estilo de vida

El MINDFULNESS, también conocido como ATENCIÓN PLENA, va más allá de ser una simple técnica de meditación de origen budista; ya es considerado un estilo de vida que busca la integración entre la dualidad cuerpo y mente uniéndolos a través de la respiración propia y natural del ser humano.

Gracias al ritmo de vida acelerado que existe actualmente hemos perdido la conexión con nosotros mismos, a tal punto que estamos netamente sumergidos en los contenidos mentales descuidando así el vehículo más importante, que es nuestro cuerpo. Sin embargo, tenemos la posibilidad de cambiar nuestra mente al lograr conectarla con el cuerpo por medio de la contemplación de la respiración, lo que en consecuencia produce un cese de los pensamientos atiborrantes ya que sus frecuencias de aparición van a disminuir. No obstante, hay que mencionar que la práctica de la meditación no anula por completo los pensamientos incómodos de nuestras cabezas, NO. Ella logra que podamos ver desde otra perspectiva que pensamientos se están manifestando y si deseamos o no volcarnos en ellos, pero los pensamientos siempre van a estar allí, pues de eso se trata la mente, ahora que tanta importancia le vas a dar eso solo dependen de ti.

Cabe destacar que solo con la mera práctica es que se logran percibir los cambios, sobre todo la calma y tranquilidad que se obtiene muy a pesar de las dificultades que estemos viviendo en nuestra cotidianidad. Se aprende a ser más tolerante, más responsable y sobre todo más comprensivos con nosotros mismos ante cualquier circunstancia desagradable de la vida.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
¿Soy Linda?

Cada vez que me miró al espejo me encuentro con un rostro y una figura que no me gusta. Inevitablemente comienzo a recordar todos los días que viví sin cuidarme con una dieta pertinente. Me torturo diciendo: "Mañana empiezo y va a durar para siempre" "tengo que ser flaca" "tengo que ponerme linda"

Te puede interesar
Muere el ícono de la foto más recordada del 11 de septiembre: “La Dama del polvo”

Marcy Borders  tan solo tenía 28 años, cuando dos aviones se estrellaron contra las torres del World Trade Center en Nueva York. Al estallar el primer impacto en la torre sur, Borders decidió escapar de la torre contigua, pese a que su jefe le ordenara permanecer en el  escritorio de trabajo. Cubierta de una espesa capa de polvo y desorientada, Borders se refugió en un edificio cercano, donde un fotógrafo; Stan Honda, tomó la icónica foto que dio vuelta el mundo y le valió el apodo de la “Dama del polvo”.

Te puede interesar